la abdominoplastia corrige la diastasis de rectos

A diferencia de la liposucción que sólo elimina los depósitos de grasa, la abdominoplastia también elimina el exceso de piel sobrante y estira los músculos abdominales. Como en mi caso quería corregir y estirar los músculos rectos del abdomen, me decidí por la abdominoplastia.

Si quieres saber todas las diferencias entre la abdominoplastia y la liposucción, puedes saber más aquí.

He mencionado antes de pasada que me hice una cirugía de abdomen o abdominoplastia con diástasis de rectos (separación de los músculos abdominales rectos).

No es algo que le grite al mundo porque a la gente le gusta asumir que la abdominoplastia hizo todo el trabajo y que simplemente dejé que un cirujano arreglara mi cuerpo, me pusiera en forma y me quitara toda la grasa.

Y no me malinterpreten, la abdominoplastia hizo cosas increíbles por mí (¡quitaron 3 quilos de piel en exceso!), pero no me hizo perder 40 kilos. No, cambiar mis hábitos alimenticios e ir al gimnasio lo hizo. Me gusta pensar que acentuó mi trabajo duro, pero fue/es mi trabajo duro.

Ahora, entré en la cirugía bastante a ciegas, esto es, sin saber todo lo que iba a pasar en cada una de las fases del proceso: preoperatorio, la cirugía, el postoperatorio y la recuperación. Tengo un familiar cercano que tuvo una hace unos quince años y le hice preguntas, pero ahora me doy cuenta de que ni siquiera sabía QUE preguntar!

Así que esto es lo que creo que debes saber si estás considerando una abdominoplastia en el futuro.

Una abdominoplastia para corregir la diástasis de rectos

A veces puede serlo. PODRÍA ser sólo la eliminación del exceso de piel. Pero en realidad eso es bastante raro. La mayoría de las mujeres, me atrevería a decir un 85%, si tuviera que adivinarlo, también necesitan una reparación muscular (debido a la diástasis de los músculos abdominales recitos que no se cerraron después del embarazo o de la pérdida de peso o algo similar).

Hay cuatro tipos de diástasis de los músculos abdominales rectos:

  • Abierta (los músculos se separan alrededor del ombligo).
  • Abierta por debajo del ombligo.
  • Abierta por encima del ombligo.
  • La más grave: completamente abierta (lo que significa que los músculos abdominales se separan desde la parte superior hasta la inferior).

Como nunca hago nada a medias, la mía, por supuesto, fue la más grave. Tuve una separación de 13 cm a lo largo de todo mi abdomen (causado por la hinchazón de la preeclampsia con MM, aumenté 10 quilos en 3 días con ella y me dio cantidades locas de estrías y arruinó mis abdominales). Mi separación de los músculos abdominales rectos fue tan mala que cuando estaba embarazada podía hacer una especie de media sentada y si la sostenía por 30 segundos más o menos el feto movía su cabeza y metía su cabeza en mis abdominales (estuvo en la brecha todo el tiempo). Estoy segura de que pensó que era la cosa más genial de todas. Pero atención, ¡esa es una seria ruptura de abdominales! Y ahí, queridos amigos, es donde entra la parte difícil.

Lo que hacen para una abdominoplastia y reparación muscular es cortarte como una cesárea, pero a lo largo de todo el camino (mi incisión es 50cm de larga), dobla/tira toda tu piel hasta la punta/encima de tus músculos abdominales y repara (es decir: sutura) los músculos abdominales de nuevo.

Después de la reparación de los músculos hacen una liposucción en tus flancos (lados) para igualarlos, y luego tiran de la piel hacia abajo para hacerla tensa y cortan cualquier exceso de piel (¡recuerda, me quitaron 3 quilos de exceso de piel!), te cortarán el ombligo y lo volverán a colocar en el medio de tu nuevo abdomen. Insertan dos drenajes a cada lado de tu pubis que se quitan en aproximadamente 1-2 semanas después de la cirugía.

Así que como puedes ver no es “sólo” quitar la piel. A mí me llevó tres horas, lo que es una cantidad de tiempo promedio.

Espera. Si tienes un problema médico ¡¿Por qué no lo paga el seguro?!

Gran pregunta. Y ni siquiera pensé en convertir mi cirugía en un seguro ya que pensé que era puramente estético.

No me di cuenta de la severidad de mi división muscular (porque tenía mucho exceso de piel cubriéndola) hasta mi primera cita post-operatoria con mi médico. Y probablemente no lo mencionó en mi cita de consulta porque los cirujanos plásticos (en general) odian tratar con el seguro.

Desde mi cirugía, una de mis amigas se hizo una cirugía estética de abdomen y tuvo un desgarro abdominal similar, y su seguro pagó básicamente todo.

¿Cómo es la recuperación?

Los primeros dos o tres días no recuperacion de la abdominoplastia por diastasisrecuerdo nada. Todo era un dolor borroso.

  • Durante los primeros catorce días dormí en el sofá. Me quedé en el sofá el 99,9% del día. No podía levantarme por mi cuenta. No podía ducharme solo. No pude llegar al baño por mi cuenta. Tomé medicamentos para el dolor las 24 horas del día.
  • Desde el día 15 al 20 mejoré mucho y pude ducharme solo, ponerme mi propia ropa y sentarme en el sofá. A los 21 días del postoperatorio ya estaba en un 75% y conducía (todavía pasaba el 50% del tiempo en el sofá).
  • A los 28 días estaba en un 90% de nuevo y podía levantar a mi hijo de 20 libras (sí, no pude levantar nada ni siquiera por un segundo que superara las cinco libras durante 28 días y me dolía el corazón al querer levantar a mi hijo de nueve meses pero no podía hacerlo; no me di cuenta de esa parte de la recuperación hasta justo antes de que me llevaran de vuelta a la cirugía).
  • Pude ir de compras otra vez y volver a un estilo de vida normal. A las seis semanas estaba al 100% y volví al gimnasio (de bajo impacto; los entrenamientos regulares los esperé hasta 8 semanas después de la operación).
  • Me hice la abdominoplastia al principio de las vacaciones de verano, así que tenía nueve semanas antes de volver a trabajar. Si tuviera que adivinar cuándo podría haber vuelto, diría que tres semanas sería el mínimo absoluto (y estaría agotada al final del día), pero a las cuatro semanas habría estado bien.

¿Qué más debo saber sobre el post-operatorio?

hinchazon abdominal por separación de musculos rectos del abdomen Hinchazón. Debido a la extensa incisión, cortan el sistema linfático para que el líquido se acumule en el abdomen después de la cirugía hasta que se vuelva a conectar. Es como si crecieras en circunferencia a medida que pasa el día por la acumulación de líquido. Podrías empezar a primera hora de la mañana con una talla 6 de cintura, por ejemplo, y terminar con una talla 12 de cintura a las 8pm, especialmente si estás afuera en el calor o haciendo ejercicio. Por eso es importante usar una prenda de compresión después de la cirugía.

Algunas mujeres sólo usan Spanx ligero, otras mujeres usan la faja más ajustada en la que se puedan meter. Yo llevaba algo en el medio (el mío era de Leonisa). Dejé de hincharme a los seis meses  y dejé de usar mi prenda en ese momento también.

Esta es una cirugía bastante intensa. ¿Hay alguna complicación?

Sí, por desgracia. Y por supuesto que tengo una de ellas. No puedo hablar de todas las complicaciones, no dudes en buscarlas en Google si te atreves, pero puedo hablarte de las mías. Cuando fui a mi cita de seguimiento de una semana (déjeme parar aquí y quedarme: NO me gusta nada que no haya visto a mi cirujano durante una semana entera; tampoco me gusta que me hayan ordenado NO tocar mis vendas en absoluto. Me dijeron que no me duchara, que no tocara ningún vendaje ni lo cambiara) Tenía lo que parecían costras en la parte delantera de mi incisión, alrededor de 12cm o algo así. Era necrosis. Esa es una palabra elegante para “muerte del tejido”. No lo busques en Google. Confía en mí. Es “común”, relativamente hablando, cuando tienes un área que tiene mucho tejido cicatrizado (ya tuve dos cesáreas y dos cirugías de cáncer de ovario en esa área). En mis dos semanas de postoperatorio el doctor usó unas pinzas y sacó la costra y debajo había un agujero. Esto se llama tunelización de la herida. Va de la mano con la necrosis. Me llevó 63 días para que mi incisión se cerrara.

Hay tantas cosas que estoy dejando de lado.

Como por ejemplo, cómo mi cirujano plástico me dijo que tenía una infección y se negó a usar la palabra “necrosis” (asustado por una demanda/documentación en su historial) y me dijo que la limpiara con peróxido dos veces al día y me dio unos antibióticos muy fuertes, lo cual es 100% el tratamiento equivocado (y la necrosis no es una infección y no necesita antibióticos).

Cómo terminé teniendo que ir a una clínica durante cinco semanas y usar Santyl para deshacerme de la ciénaga amarilla, cómo tuve que tapar el agujero dos veces al día (vendaje de húmedo a seco) con gasa fibrosa empapada en solución Dakins (con un Q-Tip muy largo, ewww), cómo tuve que usar miel de grado médico y cubrirla con vendas, cómo tenían que medirlo cada vez que iba a la clínica de heridas para asegurarse de que la profundidad era cada vez menor (de nuevo, ewwww) y cómo tenían que cortar alrededor y dentro del agujero con un bisturí para hacerlo sangrar para estimular la curación (de nuevo, EWWWW). Podía seguir y seguir. Era mucho. Lo estoy pasando por alto. Si quieres ver fotos de la curación de mis heridas, puedo mostrártelas. Estoy muy orgullosa de lo que mi cuerpo fue capaz de hacer, pero no quiero dar asco a la gente. Pero por favor sabed que si leeis este post y estis sufriendo de necrosis, estoy aquí para vosotros y os ayudaré en todo lo que pueda.

Vaya. ¡Una abdominoplastia es mucho más diferente de lo que pensaba! Entonces, ¿me la recomendarías?

Sí. Al 100%. Sé que pasé por lo duro y doloroso que fue, pero una vez que el período de recuperación terminó, diría honestamente que unos tres meses después de la operación, estaba tan feliz de haberlo hecho. Y todavía lo estoy. La cirugía reparó mi cuerpo desgarrado (algo que ninguna cantidad de ejercicio podría tocar) y eliminó el exceso de piel. Y todos ustedes, esa remoción de piel cambió mi ser, me hace llorar sólo de pensarlo. Comencé a hacer yoga en agosto pasado. Nunca lo había hecho antes porque me horrorizaba pensar que si mi camisa se subía durante una pose y alguien veía mi barriga. Y hace un par de noches estaba haciendo una pose y un buen trozo de 25cm de mi piel se estaba mostrando y no me importó en absoluto. Voy a Zumba y sudo y a veces incluso me limpio la cara con el dobladillo de mi camisa y no me importa que se vea mi estómago. ¡Incluso uso bikinis (algo que no había hecho desde que tenía 12 años hasta finales del verano pasado)! La cirugía me ha empujado a desafiarme físicamente (había perdido 25quilos antes de la cirugía y otros 20 después). Ha cambiado mi vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*